Armani Eau pour Homme Eau de toilette

Sin opiniones aún y sin preguntas aún


Presentación
-
Fragancia
-
Duración
-
Relación calidad/precio
-
Marca
Género
Hombre
Familia olfativa
Cítrica Aromática
Presentación
Botella con vaporizador
Opiniones(0)Escribe tu Opinión

Todavía no existen opiniones de este producto. ¡Escribe la tuya!

¿Quieres probar este producto y dar tu opinión?

Si te registras en Belletia podrás solicitar muestras de productos de belleza para probar en casa gratis.
También podrás participar en nuestro concurso mensual de productos de belleza.

  Regístrate ahora en un minuto

Cambiar País
Compras en Estados Unidos

No tenemos actualmente ofertas para este producto en .
PreguntasHaz tu Pregunta
Todavía no existen preguntas sobre este producto. ¡Haz tú la primera!



Detalles

Los diseños olfativos de Giorgio Armani, no pasan de moda, conservando vigente el carácter sofisticado de la firma. Una de las fragancias icónicas de Armani es Eau pour Homme, su primer perfume masculino creado en 1984, obra del perfumista Roger Pellegrino

Es una esencia que con su historia, frescura espontánea y virilidad cálida y tranquila ha conquistado a tres generaciones de hombres con el pasar del tiempo. Concentra un estilo elegante puramente italiano y clásico.  

Su combinación de notas cítricas y notas amaderadas, revolucionó el mundo de la perfumería americana, siendo la primera en su estilo. Casi 40 años más tarde, Eau pour Homme conserva su carácter y sigue igual de fuerte, seguro e inimitable. La fragancia es inicialmente fresca cítrica luminosa y deslumbrante, especiado a la mitad y amaderado al final.

Toda esta conjunción de elementos olfativos cítricos amaderados revela la personalidad de cada individuo y, a su vez, hace referencia a la sencillez y la elegancia, que caracteriza al estilo Giorgio Armani.

Indicaciones

Estamos frente a una fragancia diferente, potente y aromática que denota liderazgo. De allí que, el hombre Armani proyecta autoridad y confianza; es un hombre diferente que transmite alto poder, marcada virilidad y seguridad.  Este Eau de toilette es el atuendo perfecto para el individuo que sabe combinar sencillez y elegancia.

Su estilo clásico y cálido se dirige, especialmente, a un público masculino de entre 40 y 65 años de edad. 

Consejos de uso

Por sus características olfativas, Armani Eau Pour Homme Eau de toilette es una elección que se ajusta a cualquier hora del día y que podrá acompañarte en cualquier época del año; es atemporal. Perfecta para llevar puesta en tus actividades y encuentros sociales.

Aplica directamente sobre la piel fresca, en las llamadas áreas del pulso (interior de muñecas y codos, cuello, pecho, lóbulo de las orejas) puntos corporales que por su calidez permiten conservar la estela por más tiempo. Evita frotar la piel una vez que has rociado el jugo, para no alterar la esencia de la composición.  Perfuma en una nube sobre la cabeza y los hombros para que la fragancia caiga ligeramente sobre tu ropa.

Nos gusta por

No queda duda de la elegancia y la virilidad que evoca su olor. Es un aroma perfectamente masculino. Se presenta moderno aunque imperceptiblemente diferente. Su esencia permanece fiel a sí misma y a su tiempo.

Mantiene el secreto de su botella con hombros fuertes y arquitectura masculina; un recordatorio visual de la chaqueta desestructurada, una pieza de moda emblemática de la casa. Hace juego con los códigos atemporales de la hombría, la elegancia y la belleza.

Composición

La apertura de la fragancia es cítrica fresca con la presencia de bergamota italiana, mandarina siciliana, albahaca, naranja verde y lima acida (limón). Luego tiene lugar un halo especiado compuesto por nuez moscada envuelta en clavos de olor y azucena. La frescura se vuelve más rica y densa, al ser finalmente calentada por el aroma de un sándalo cremoso, vetiver, pachulí, musgo de roble y la madera de cedro. Estos dos últimos ingredientes, juegan un papel importante para evocar el lujo y la elegancia a la que Armani nos tiene acostumbrados. 

El cierre de la fragancia es un acorde que marca un espíritu salvaje; persistente pero perfectamente domesticada.